Cómo contratar un servidor para mi web

¿Alguna vez te has preguntado dónde se almacena toda la información que hay en Internet? Aunque nos pueda parecer que todo se encuentra como flotando por la red a la espera de que introduzcamos una búsqueda en nuestro navegador, no es así. Toda la información de internet se almacena en los denominados como servidores. En este nuevo post te explicamos qué es y cómo contratar el mejor servidor para tu web.

¿Qué es un servidor?

Un servidor es una especie de ordenador muy potente cuya función es la de almacenar los archivos que conforman un sitio web y mostrarlos a los usuarios cuando estos los soliciten.

No debemos confundir el servidor web con el hosting. El hosting es una parte del servidor web. De hecho, lo que realmente contratamos nosotros es el hosting. Este es la parte del servidor que alquilamos para alojar toda la información de nuestra página web. Puede corresponder a un servidor completo o solamente a una parte de este.

Cómo funciona un servidor

El funcionamiento de un servidor es relativamente sencillo. Un usuario entra en el navegador e introduce una dirección url (por ejemplo, “pzt.es”). De manera instantánea el servidor enviará hasta su dispositivo una copia de dicha información y la mostrará en pantalla.

servidores-web-pzt

En el caso de que solicitemos una información que no esté en el servidor, este nos remitirá los conocidos “Error 404”, es decir, que el contenido que estamos solicitando no se ha encontrado. También podemos encontrarnos con otras respuestas, como el “Error 500”, que se corresponde con un error interno del servidor.

Un servidor tiene la capacidad de mostrar los contenidos de una misma web de manera simultánea a diferentes usuarios. El número de peticiones simultáneas que puede soportar y la velocidad de procesamiento de estas peticiones dependerá de las características de cada servidor.

¿Te ha pasado alguna vez que ves una súper oferta en una página web y cuando intentas acceder a ella resulta una tarea imposible?

Lo más probable es que este servidor se haya caído porque está experimentando un número de peticiones simultáneas desde diferentes navegadores superior a la que es capaz de soportar. Dicha web necesitará contratar un servidor con mayor capacidad si quiere evitar este tipo de fallos que pueden traducirse en una pérdida económica para su negocio.

Te puede interesar:  ¿Por qué el logo de Google tiene tantos colores?

Tipos de servidores

La clasificación de los diferentes tipos de servidores se realiza en función de su organización interna y de las características que ofrecen. Te contamos en qué consiste cada uno de ellos y detallamos algunas de sus ventajas e inconvenientes.

Servidores gratuitos

Un servidor gratuito es, como su nombre indica, un servidor que no conlleva ningún coste para el cliente que lo contrata.  Este tipo de servidor es, por ejemplo, el que nos ofrece WordPress en su versión gratuita. Obviamente, estos servidores ofrecen un servicio muy limitado con respecto a cualquier otro servidor por el que tengas que pagar.

Podríamos decir que los servidores gratuitos son una buena opción para particulares que se abren un blog simplemente por hobby.

Alojamiento compartido

El alojamiento compartido es uno de los más comunes. Obviando el alojamiento gratuito, esto servidores son los más económico ya que los gastos del servidor y de su mantenimiento se reparten entre los diferentes clientes que tienen alquilado su hosting en este mismo servidor.

Este tipo de servidores compartidos presentan algunas desventajas. Puede ocurrir que tu web vaya lenta porque no se hayan gestionado los recursos de manera adecuada. También puede verse perjudicada tu web si otro de los hostings ha sufrido algún problema técnico que ha acabado afectando al servidor.

sala-servidores-pzt

Servidores dedicados

Si tienes en mente un proyecto de envergadura y consideras que tu página web precisa de un alojamiento con mucha potencia porque prevés que vas a tener mucha información y mucho tráfico, lo que necesitas es contratar un servidor dedicado.

Su principal ventaja es que habrá un servidor físico trabajando exclusivamente para ti y tu web. Dispondrás de la total libertad para controlar y administrar los recursos del servidor.

Entre las desventajas de los servidores dedicados se encuentra su precio. Este tipo de servidores son más caros, aunque también es cierto que puedes verlo como una inversión para que ese gran proyecto que tienes entre manos funcione correctamente.

Servidores virtuales

El servidor virtual, también denominado VPS, es la opción ideal para aquellos que quieren un servidor exclusivo para ellos cuyo coste sea inferior al del servidor dedicado. Esta es la opción más solicitada en la actualidad.

Es similar al alojamiento compartido en cuanto existe un solo servidor físico. No obstante, este servidor se divide en diferentes servidores poseyendo cada cual unas características. Por lo tanto, la diferencia radica en que en el alojamiento compartido los recursos del servidor se reparten entre todos los hostings, mientras que en el VPS estará definido qué cantidad de recursos corresponden a cada cliente.

Te puede interesar:  TOP 10 mejores empresas de diseño web en Madrid

Servidores en la nube

Este es el tipo de servidor más potente que se puede conseguir a día de hoy. Los servidores en la nube se basan en un conjunto de servidores físicos que se encuentran conectados entre sí, aunque sin necesidad de esta en la misma sala y ni siquiera en el mismo país.

Entre sus ventajas podemos destacar que se trata de un servidor completamente adaptable a las necesidades del cliente en cada momento.

Además, al contratar un servidor en la nube solo pagarás por lo que estés consumiendo, por lo que puede resultar más rentable que otro tipo de servidores. A esto debemos añadir que, si en un momento determinado necesitas una mayor capacidad, podrás ampliarla sin problemas.

servidor-en-la-nube-pzt

Cómo elegir el servidor que más se adapta a tu proyecto

Una vez que hemos conocido cuáles son los tipos de servidores que podemos encontrar, llega el momento de decidir cuál elegir.

Antes de tomar la decisión debemos fijarnos en una serie de cuestiones. Lo más importante es tener claro para qué vamos a usar nuestra página web. Una vez que tengamos bien definido este punto llega el momento de analizar las características de cada servidor como son la capacidad de almacenamiento, el ancho de banda, qué seguridad ofrece para tus datos y archivos y qué tipo de soporte técnico nos ofrece.

¿Cuánto cuesta contratar un servidor?

No podemos decirte el coste concreto que te supondrá contratar un servidor. Existe un enorme listado de empresas que ofrecen este servicio y el precio variará en función de lo que tú busques o de cuánto te planteas que puede crecer tu negocio.

Siguiendo estas pautas, lo mejor será que consultes varias propuestas, siempre teniendo en mente las necesidades que tiene tu proyecto en este momento y las que tendrá en el futuro. Solo con un estudio pormenorizado podrás llegar a la conclusión de cuál es la más adecuada para ti.

El pago de este servidor web se hará por mensualidades o por años. Debes tener en cuenta que, por norma general, los proveedores de servidores ofrecerán precios más reducidos mientras más tiempo contrates.

Otra opción factible, y que será mucho más fácil, es la de confiar la elección a la agencia de marketing digital encargada de crear tu página web. Por norma general, ellos trabajarán con un servidor predeterminado y te ahorrarás quebraderos de cabeza en este tema.

Compártelo
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Categorías
Autores
Nerea colaboradora PZT Agencia SEM
FATIMA-AUTOR-PZT
Llamar