Publicidad online para ecommerce

La evolución de la publicidad online ha ido siempre de la mano del desarrollo de Internet. Cada vez son más los formatos disponibles para publicitarse en el entorno web y, de esta forma, mejorar tu presencia y aumentar las ventas de tu empresa. Desde PZT by Posizionarte, hemos querido dedicar un post para contarte todos los secretos de la publicidad online para ecommerce.

El marketing digital puede ir orientado a infinidad de objetivos, pero uno de los más comunes es captar nuevos clientes o darte a conocer como empresa, siempre buscando aumentar el nivel de ventas. Por lo tanto, el marketing digital es una disciplina que engloba todos los tipos posibles de publicidad online para explotar todo el potencial de tu ecommerce.

En primer lugar, es preciso conocer bien en qué consiste la publicidad online y qué es el ecommerce.

publicidad online para ecommerce

¿Qué es la publicidad online?

La publicidad online es la repuesta a la digitalización de la sociedad. La publicidad se debe esforzar por estar presente donde estén los clientes potenciales. Por lo tanto, el contexto en el que vivimos ha hecho que se traslade del mundo offline al entorno online, es decir, Internet.

Se trata de un conjunto de estrategias que se emplean para dar a conocer un producto, un servicio o una empresa a los usuarios de Internet. Consiste en la adaptación de la publicidad al canal en el que se va a implementar, es decir, el digital.

La publicidad digital se encuentra en constante evolución y transformación para adaptarse a las innovaciones tecnológicas más recientes y a las últimas tendencias de consumo. De ahí que los profesionales del marketing digital y la publicidad online tengan que formarse constantemente.

Los motores de búsqueda suelen ofrecer una serie de herramientas que simplifican el trabajo de los publicistas. Es el caso de Google Adwords, Google AdSense, Bing Ads o Yahoo Advertising. También existen diferentes servicios de mensajería online o marketing por correo electrónico, como Mailchimp. Incluso las mismas redes sociales incluyen formas menos intrusivas como Facebook Ads o Twitter Ads.

Tipos de publicidad online

Existen múltiples tipos de publicidad online, pero nos centraremos en los 5 principales:

  • Publicidad en buscadores o SEM. Se genera un anuncio con título, descripción, call to action y puja a través de palabras clave.
  • Email marketing. Uno de sus principales inconvenientes es que es sencillo que los clientes eviten este tipo de mails. Las empresas están intentando perfeccionar la técnica para que sea más efectiva y relevante.
  • Marketing de afiliados. Consiste en un tipo de marketing en el que los anunciantes solo pagan por la publicidad que consiga resultados. En el caso del ecommerce, se pagará en función de las ventas obtenidas.
  • Publicidad en redes sociales. Debido a la importancia que tienen hoy en día, es fundamental tener presencia en las redes sociales. Twitter, Instagram y Facebook dan la posibilidad de promocionar los post publicados para posicionarse en lo más alto.
  • Display. Es decir, aquellos anuncios con vídeo o imagen que se publican en espacios creados específicamente para eso.
Te puede interesar:  ¿Por qué una estrategia de marketing de contenidos?
tipos de publicidad online

¿Qué es el ecommerce y cómo funciona?

El comercio electrónico es una de las industrias que más dinero mueve a nivel mundial. En España, durante el segundo trimestre de 2021, el ecommerce alcanzó los 13.661 millones de euros, un 13,7% respecto a los anteriores datos, según la CNMC.

El ecommerce o comercio electrónico es un sistema de compra y venta de productos y servicios que trabaja con Internet como medio principal de intercambio. Es decir, transacción de bienes y servicios en el entorno online.

Es importante no confundirlo con el ebusiness, un concepto mucho más amplio que recoge todo el proceso que hay que llevar a cabo para gestionar un negocio online. Es decir, SEO, email marketing, promociones, inbound marketing…

Existen diferentes canales digitales que pueden servir como plataforma para el ecommerce. Uno de los principales es a través de la creación de un sitio web que te permita trabajar con todos los productos, catalogarlos por precios y establecer categorías. No podemos olvidar el papel de las redes sociales en el ecommerce, que permiten establecer tiendas dentro de ellas, ofrecer productos y enlaces directos.

Qué es el ecommerce y cómo funciona

Tipos de ecommerce

El ecommerce ofrece infinidad de posibilidades, pero principalmente podemos diferenciarlos en base a dos clasificaciones:

1. Según el perfil comercial

Nos referimos a una clasificación más global, en función de quién vende y de quién compra. Como sucede en el comercio tradicional, cada ecommerce se dirige a un tipo de cliente y, según esto, podemos diferenciar cuatro tipos de ecommerce:

  • Business to Business (B2B): Hace referencia a las transacciones comerciales entre empresas. El cliente final en el B2B es otra empresa.
  • Business to Consumer (B2C): Es uno de los tipos de comercio electrónicos más comunes. Hace referencia al comercio de empresas a particulares.
  • Consumer to Business (C2B): los consumidores publican un producto o servicio y las empresas pujan por ellos. Con la popularización de las influencers este tipo de negocio es muy común. Por ejemplo, se da cuando un influencer recomienda un enlace a la venta de un producto y recibe un pago por parte de la empresa por promocionarlo.
  • Consumer to Consumer (C2C): se refiere a las estrategias de cliente a cliente. Es un modelo de negocio online que pretende relacionar comercialmente el usuario final con otro usuario final. Algunas de las plataformas de C2B más conocidas son Ebay y Wallapop.
Te puede interesar:  Pasos básicos para hacer marketing online en San Valentín

Aunque estos son solo los tipos más populares. En el comercio electrónico existen otras formas menos populares como el B2E (Businees to Employer), C2G (Consumer to Govermennt) o G2C (Government to Consumer).

2. Según el modelo de negocio

En el contexto en el que vivimos, los cambios tecnológicos se suceden a una velocidad vertiginosa, originando nuevos modelos de negocio que se adaptan a nuevas necesidades. De este modo, constantemente se crean nuevos tipos de comercio electrónico. Esta segunda clasificación se basa en la forma de generar ingresos o de cómo se realice el intercambio entre comprador y vendedor.

  • Tienda online con productos propios: la forma de ecommerce más común. Son negocios que tienen las mismas características que una tienda física, pero en su versión online.
  • Dropshipping: su principal diferencia con las tiendas online es que el vendedor no envía el producto, sino que es un tercero quién lo hace, un proveedor.
  • Ecommerce de afiliación: en este modelo, la empresa tampoco envía el producto y, además, tampoco se encarga de cierre de venta. Su forma de trabajar consiste en redirigir al cliente a otra tienda, que le paga una comisión, para finalizar el proceso de compra. La afiliación más frecuente es con Amazon.
  • Membresía: busca fidelizar a sus clientes. Trabajan con suscripciones periódicas, que pueden ser semanales, mensuales, trimestrales… En lugar de comprar una sola vez el producto, ofrecen la posibilidad de recibirlo con cierta frecuencia.
  • Marketplace: simplificándolo mucho, es una tienda de tiendas. Es un espacio multimarca donde diferentes vendedores ofrecen sus productos. Amazon también es un marketplace.
  • Servicios: el ecommerce no se limita únicamente a la venta de productos, también pueden ofrecer servicios. Mentorías, formación, charlas, consultorías… es decir, un intercambio de tiempo por dinero.
Tipos de ecommerce

En la actualidad, el comercio electrónico supone una gran ventaja competitiva para las ventas de una empresa.

10 beneficios del ecommerce

  • Control de pedidos y clientes
  • Respuestas rápidas y entregas más cortas
  • Aumento de la competitividad y de la calidad del servicio
  • Creación de oportunidades
  • Nuevas formas de distribución de productos y servicios
  • Expansión del mercado globalizado
  • Evitar colas y aglomeraciones
  • Facilita la comparación de productos y sus precios
  • Venta 24 horas al día
  • Reducción de costes al no depender de una tienda física
Llamar